domingo, 19 de julio de 2015

Me choca que digan "Ah, pero querían su despensa".

Me molesta mucho cuando dicen "Ah, pero querían su despensa", criticando su a la gente que "vendió su voto" por una simple torta, diciendo que es su culpa que el país esté jodido, porque por un precio muy bajo se lo otorgaron a los malvados partidos políticos.

Me parece simple, pretencioso y estúpido.

Que padre que vivamos en un estrato social que les permita discutir de política en internet, que afortunados somos, pero no todo mundo es así. La gente que acepta esa "compra de votos" por lo general no lo hace por malvada indiferencia, sino por necesidad.

He visto gente en la calle (no vagabundos, solo gente humilde) con camisetas de escuelas privadas a las que obviamente no asisten, esas personas no se ponen esa camisa pensando "oh no, esta camisa promociona una escuela a la que nunca fui", se la ponen pensando que al diablo, es ropa, aunque sea de segunda mano.

Es la misma con las tortas y mochilas y demás, usan lo que pueden aunque tenga un horrible logo de un partido ahí, porque sirve más que nada. Para la mayoría de la gente todos los partidos son lo mismo.

Intenten vivir con 100 pesos al día (si bien les va) y verán que bien les va a caer una torta extra.

Critiquen a los partidos que abusan de la horrible condición social de la mayoría de los mexicanos, no a quienes aceptan lo que puedan cuando puedan.

Espero este post no se escuche paternalista y haciendo menos a la gente humilde, pero si alguien me dice "soy pobre pero no por eso me hacen tonta los políticos", eso significaría que el mundo no está tan triste como pienso. Also, seguro hay gente que acepta las cosas de las campañas sin necesidad, pero de eso no se trata el post.

Yo personalmente prefiero que de los millones que se gastan en campañas mínimo quede algo de utilidad para la gente a que solo sean letreros contaminantes, pero simplemente regalar cosas tampoco es la solución a la pobreza, eso va para otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada