domingo, 31 de julio de 2016

):

Siempre he dicho que soy persona de perros, nunca tuve un odio particular por los gatos, ver uno me parecía lindo, pero no como un perro que me volvía loca. En mi casa siempre ha habido perros, cuando iba a casas de amigos con gatos pues los gatos no te pelan como los perros, así que decía que si me quedaba solterona yo sería una señora loca de los perros.

No tenía un perro por mi situación de casa, pero decía que en cuanto tuviera casa propia adoptaría uno.

Pero a veces la vida te da lo que necesitas y no lo que quieres, y ni cuenta te das hasta que sucede.

Hace como un año mi abuelito adoptó una gata, me pareció cool porque así él no estaría solo y me encantan los animalitos, quería más cerca de mí. Pero en cuanto la susodicha alcanzó la madurez sexual regresó un día a casa con premio.

Tuvo dos gatitas, una completamente negra que supongo más tarde se pondría gris como su mamá y una negra con patitas blancas. Todos amaban a la negra con patitas blancas por sus patitas blancas, aparte que estaba más loca (mi mamá tiende a siempre escoger el cachorro más "activo"). Yo quería pelar a la otra por ser el underdog, pero al final me convencieron de quedarme con la de patitas blancas.

Ya había pensado en llevarme yo una, mi roomie una vez intentó adoptar un gatito que se escapó y hay un gato que siempre duerme en la cochera, así que pensé que no había mucho problema. No quise decir nada sin embargo, hasta que mi familia me lo propuso. Y como mamá expectante fui a comprarle cositas para esperar a la bebé.

Tengo una lista larga de nombres para mis posibles perros del futuro, el único problema se que, con la posible excepción de Amaterasu, todos son nombres de macho. La única idea de hembra que tenía era ponerle Sakura. Cuando tuve que pensar cómo ponerle a la gatita no quería "gastar" el nombre de Sakura, pero a falta de que se me ocurriera otra y considerando que mi abuelito la cuidaría un tiempo y debía ser algo fácil de pronunciar, acepté ponerle así. Se me ocurriría algo más en el futuro.

Cuando la subí al camión el chofer me dijo que si no dejaba de llorar la iba a echar al monte porque los animales no lo dejan dormir y me asusté, fue alivio llegar y que siguiera viva, no está chilo viajar en el equipaje de un TAP. Ese mismo día se me perdió durante horas en la casa y yo estaba en pánico de que me habían confiado un animal y lo arruinaría el primer día. Al final salió a comer, pero me tenía miedo.

Al principio huía de mí y yo tampoco la quería mucho, no me hubiera molestado dejársela a la chica que la cuidó un fin de semana que me fui de viaje y que a ella claramente sí le encantan los gatos.

Con el tiempo creció en mí, tuvimos muchas aventuras, llegué a entenderla cuando me hablaba y a aceptarla como mi nuevo animal companion. Ya la veía en mi futura casa odiando a mis futuros perros.

Dije que lograría que un gato me amara y terminé amándola yo a ella.

Pero así como llegó se fue. Fue un accidente, pudo haber pasado en cualquier momento y no había manera de evitarlo. Poéticamente volvió a donde nació.

Extrañaré su pancita suavecita y sus brinquitos, salir del baño y que está en mi cama y que meta la patita por debajo de la puerta.

Cumplió su función en la vida. Quizá después hubiera sido peor, la familia de mi roomie no la quería dentro de la casa y además había estado vomitando toda la semana anterior. Ahora está en el cielo de los gatitos.

En el mes y medio que estuvo conmigo aprendí:

  • Que los gatitos se esconden cuando llegan a un lugar nuevo y no salen hasta que se sienten seguros.
  • Que cuando los gatos se muerden les salen abscesos porque sus dientes son muy filosos y las heridas se infectan.
  • Que si cargas a un gato del cuerito se apaga.
  • Que los gatos odian andar en carro.
  • Que la arena que tiene unos gatos que huelen bien en el empaque y venden en la mega es la mejor.
  • Que no a todos les afecta el catnip, y que les afecta ya que están grandes.
  • A brincar bardas
  • Que el señor de la veterinaria que está cerca es muy gruñon
  • Que la veterinaria de Econopets es bien linda
  • Que la señora de la casa de atrás es muy amable
  • Que los gatos también aman a sus humanos


Descansa en paz Sakurita, vivirás por siempre como el ícono de esta app.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada