viernes, 29 de marzo de 2013

Tirándole al Papa

Hace ya algunas semanas (creo) que fue anunciado el nuevo Papa, pero como con todo, hay haters por doquier. Lo que no entiendo es como sí se la tiran tan de ateos les molesta tanto la existencia del Papa, digo, no los va a gobernar a ellos, es como si un filipino se quejara del nuevo presidente de Australia.
Pudieron haber puesto a Allah de nuevo Papa y la gente de todos modos se hubiera quejado.

Aunque me considero católica, no estoy de acuerdo con muchas posturas de la Iglesia (estoy a favor del matrimonio gay, de los anticonceptivos, y pienso que las mujeres también deberían de poder ser sacerdotes y así), sin embargo, estoy consciente de la realidad cultural de dicha institución, tienen creencias muy antiguas basadas en miedo producto de una educación diferente. Además es una pequeña mafia, no dejan que alguien llegue al poder si tiene ideas radicalmente diferentes (de hecho me sorprendió que el nuevo Papa fuera jesuita).

Es obvio que no va a llegar un Papa de la nada a cambiar todo radicalmente, y además si lo hiciera también habría gente inconforme. Pienso que tardarían por lo menos unos 200 años para que la Iglesia hiciera todas esas cosas que quieren ahorita.

Además, me sorprende que la Iglesia esté tratando de renovar su imagen (Papa pobre, etcétera) en lugar de defender sus intereses más personales, me tiene muy malacostumbrada el gobierno de México. (Sí, se que renovar la imagen es un interés personal, pero me refiero a que están viéndose más como institución, y no poniendo más Papas italianos por miedo a algún cambio radical). En fin, el nuevo Papa hasta el momento para mí fue mejor de lo que esperaba.

Siento que las personas se cierran a sus ideas y no ven el contexto de las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada