martes, 4 de noviembre de 2014

El difícil balance de derechos.

Como persona cuyos familiares siempre han sido "patrones" la vez que anunciaron la reforma laboral en la que los trabajadores podían ser puestos a prueba me pareció bastante bien. Claro que, como persona a la que la han criado con la noción necesaria de derechos humanos también siempre he entendido la necesidad de tener leyes que eviten que los jefes se pasen y sobreexploten a sus empleados.

Es por eso que, entiendo el origen y la necesidad de los sindicatos, pero a lo que escucho hoy en día estorban más de lo que hacen bien.

Es por el momento uno de los mejores ejemplos que tengo de por qué México no progresa, hace mal uso de los derechos, abusa.

Y no creo que el gobierno o algún partido sea un ente separado que es el enemigo, todo es fruto de la cultura, el jóven que pasa las clases con tramas es el mismo que termina ganando dinero de mordidas.

Me parece imposible algún día poder salir con un perfecto conjunto de leyes escritas que garanticen la justicia para todas las partes, pero en realidad cuando algo está bien o mal es usualmente sentido común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada