miércoles, 26 de octubre de 2016

Calibración Moral

Después de leer ambos libros de Jonathan Haidt me queda claro que muchos comportamientos negativos del ser humano tienen una explicación natural.

Para evitarles tener que leer (aunque lo recomiendo ampliamente) explicaré a lo que me refiero en este post.

Estas son las dimensiones morales y la importancia que le dan a cada una conservadores, progresistas y libertarios:

A los conservadores les importan todas las dimensiones más o menos por igual, a los progres nos importa mucho la justicia y el daño (más que a los conservadores) pero no tanto las demás dimensiones, a los libertarios les importa mucho la libertad y más o menos lo demás.

Si les da curiosidad, al hacer el test a mí me salieron altas 4 dimensiones: daño, justicia, lealtad y libertad, pero muy bajas autoridad y pureza... whoopsie.

Para este post sólo hablaré de una, la pureza. Los seres humanos desarrollamos el asco cuando empezamos a comer carne para evitar enfermedades, si se fijan la mayoría de las cosas que dan asco son de origen orgánico, como mocos y popó. En muchas religiones hay prácticas asociadas precisamente a esto, a evitar lo "sucio", lo que nos vuelve parecidos a los animales, en presencia de cosas sagradas o en el día a día para poder llegar al cielo. Por ejemplo, no comer puerco, quitarse los zapatos antes de entrar a un templo, etc. La dimensión religiosa es parte intrínseca del ser humano e incluso si eres ateo encontrarás sentimientos parecidos en otras cosas.

Es precisamente por esto, y la búsqueda en general del orden, que han existido cosas como el sistema de castas y la segregación.

Además, somos seres tribales por naturaleza, funcionamos mejor si nos sentimos con nuestros iguales, con gente de "nuestro grupo". Estudios han demostrado que escuadrones militares de puros hombres funcionan mejor que los mixtos, por ejemplo.

¿Estamos jodidos entonces? ¿Nuestra naturaleza nos condena a ser horribles entre nosotros?

No creo, y escribí toda esa explicación nomás para llegar a este punto:
Debemos de buscar qué tenemos en común para poder trabajar mejor entre nosotros, en vez de separarnos por cosas estúpidas como el color de piel.

Si es inevitable que seamos tribales, hagamos las tribus a nuestro favor, unámonos por no sé, creencias, valores, en vez de cosas físicas que no podemos controlar. Si es inevitable que busquemos el orden y la pureza, recalibrémolos para que sea menos feo para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada